Prevención de la influenza:

  • Evite el contacto cercano con personas enfermas.
  • Mientras esté enfermo, limite el contacto con otros para evitar que se enfermen.
  • Si está enfermo con síntomas parecido al de la influenza, los CDC recomienda que se quede en casa por al menos 24 horas después que su fiebre se haya ido excepto para recibir cuidado médico o para otras necesidades. (Su fiebre debe haberse ido en 24 horas sin el uso de medicamentos antipiréticos).
  • Cubra su nariz y boca con pañuelo de papel cuando tosa o estornude. Arroje el pañuelo de papel en el zafacón después de usarlo.
  • Lave sus manos a menudo con jabón y agua. Si el jabón y el agua no están disponible, use un desinfectante para manos a base del alcohol.
  • Evite tocar sus ojos, nariz y boca. Los gérmenes se propagan así.
  • Limpie y desinfecte las superficies y objetos que puedan estar contaminados con gérmenes como la influenza.

Fuente: Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades

Advertisements

«Biology Road Trips»: Serpientes en una cueva

El Dr. Neil Losin y el Dr. Nate Dappen son dos biólogos en una misión: Buscar los espectáculos más asombrosos de la naturaleza y compartirlos con las personas de todo el mundo. En la primera parte de Biology Road Trips, visitan una cueva puertorriqueña renombrada como la casa de 300,000 murciélagos… ¡Y una población sana de boas que se especializan en la caza de los murciélagos! Si los rumores son ciertos, Neil y Nate quieren ver las serpientes en acción y capturar este comportamiento único en vídeo.

Nunca pierdas tus sueños

image1

«Siempre quise ser una terapeuta de la salud mental. Desde que estaba en la escuela superior, he disfrutado de animar a la gente y darle esperanza. Pero me perdí en el camino. Me pillaron en un mundo de adicción. Perdí diez años de mi vida en las drogas. Me detuve cuando quedé embarazada de mi hijo, pero para entonces era demasiado tarde para regresar a la escuela. Comencé a trabajar como gerente de oficina. Nunca perdí completamente mi sueño. Pero lo puse en un estante durante treinta años. Hace cinco años lo saqué del estante. Escuché a una señora en mi coro hablando de cómo se matriculó en un colegio de la comunidad. Fui allí al día siguiente. Estaba nerviosa el primer día de clase. Todas esas viejas voces me decían: “Tu nunca terminas nada”. Pero le dije: “Jodánsen” a las viejas voces. Y comencé a obtener A. En mi primer examen, obtuve la única puntuación perfecta en la clase. Me gradué a la edad de 50. Obtuve mi maestría a los 55. Y anoche completé un curso de primeros auxilios de salud mental. Estoy tan cerca ahora. Todavía hay miedo. Solía tener miedo de que nunca pasara. Ahora tengo miedo de que pase. Las viejas voces intentan regresar a veces. Me dicen: “Puedes descansar”, o “Te has ganado un descanso”. Pero no voy a parar esta vez. Alguien está esperando que termine porque necesita mi ayuda.»

Bibliografía: Humans of New York
Traducido por: Gabriel J. Vázquez Badillo